Escala

Importancia de la escala en diseño

 

Una frase impresa puede caber en un sello de correos u ocupar una valla publicitaria. Un logotipo debe ser legible en un tamaño mínimo, pero también a gran distancia, igual que una película puede en un gran estadio o en un teléfono móvil.

Algunos proyectos se diseñan para ser reproducidos a múltiples escalas, mientras que otros se conciben para un soporte único. Sin importar su tamaño final, tus trabajos deben poseer un sentido de la escala propio.

La escala puede considerarse de modo objetivo o subjetivo. En el primer caso, alude a las dimensiones literales de un objetivo físico o a la correlación también literal entre una representación y el objeto real al que hace referencia.

Los mapas impresos tienen una escala exacta: un incremento en la medida representa un incremento proporcional en el mundo físico. Los modelos a escala recrean las mismas relaciones presentes a escala natural. La maqueta de un coche, por ejemplo, se aproxima mucho al aspecto y los rasgos propios de un coche real, mientras que un coche de juguete juega con las relaciones de tamaño, exagerandolo en algunos elementos y reduciéndolo en otros.

Desde un punto de vista subjetivo, la escala hace referencia a la impresión que el tamaño de un objeto produce sobre una persona. Un libro o una habitación, por ejemplo, pueden tener una escala enorme o íntima, dependiendo de la relación que establezcan con el cuerpo humano y con el resto de libros y habitaciones que hayamos visto. Decimos que una imagen o una representación “carecen de escala” cuando no poseen lazos que las conecten con la experiencia real que les confieran una identidad física.

Cuando todos los elementos de un diseño son de tamaño similar, este tiende a resultar monótono y estático, falto de contrastes de escala.

Los diseñadores suelen quedar decepcionados la primera vez que imprimen el proyecto sobre el que han estado trabajando en la pantalla: los elementos que en ella parecían vibrantes y dinámicos se tornan sosos y flácidos sobre el papel. Por ejemplo, un tamaño tipográfico de 12 puntos suele parecer legible y apropiado en términos de escala visto en el monitor de una computadora, pero esos mismos tipos pueden resultar demasiado crudos y rígidos como texto impreso. Desarrollar una sensibilidad hacia la escala es un proceso continuo para todo diseñador.

La escala es relativa

Un mismo elemento gráfico puede parecer más grande o más pequeño según el tamaño, la ubicación y el color de los elementos que lo rodean. Cuando todos los componentes tienen el mismo tamaño el diseño puede resultar muy plano y monótono. Sin embargo, el contraste de tamaños puede crear tensión y generar a su vez profundidad y movimiento. Las formas pequeñas tienden a alejarse, mientras que las grandes parecen acercarse.

Escalar es un verbo

Escalar un elemento gráfico consiste en modificar sus dimensiones. Las aplicaciones de software facilitan el escalado de fotografías, vectores gráficos y letras. Esto transforma su impacto sobre la página o la pantalla.

Has de tener cuidado: es fácil distorsionar un elemento al escalarlo desproporcionadamente. Los vectores gráficos son escalables, pueden aumentarse o reducirse sin degradar la calidad de la imagen, pero las imágenes de mapas de bits no pueden agrandarse sin que la imagen pierda calidad.

En la animación en dos dimensiones, aumentar el tamaño de un objeto gráfico en el tiempo puede simular el efecto de un zoom y generar la sensación de que se acerca a la cámara.

 

Fuente: Diseño Gráfico Nuevos Fundamentos – Ellen Lupton / Jennifer Cole Phillips

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

Ejercicio tipografico - word as image
El dibujo en el siglo XIX
tipografia - describir la letra