Ritmo en diseño

Ritmo y equilibrio en diseño grafico

Ritmo y equilibrio en diseño

Presto especial atención a la variedad de formas y tamaños y coloco los objetos de manera que las líneas y los bordes creen un ritmo que guíe la mirada del espectador en torno a la imagen y hacia el punto focal.

Sergei Forotovski

Equilibrio

 

El equilibrio es una condición humana fundamental: Buscamos un equilibrio entre las muy diversas facetas de nuestra vida personal y profesional.

En diseño, el equilibrio actúa como un catalizador de la forma: ancla y activa los elementos en el espacio ¿Nunca has notado cómo tu mirada se queda atrapada en un punto concreto cuando observas un diseño todavía no resuelto?  Esta discordancia suele deberse a que la proporción y el emplazamiento de los elementos (su relación entre ellos y con el espacio negativo) no funcionan porque o bien son demasiado grandes o están demasiado apretados, demasiado planos, mal alineados, etc.

Las relaciones de los elementos sobre la página recuerdan a las relaciones físicas. El equilibrio visual surge cuando el peso de uno o más elementos se distribuye de manera uniforme o proporcional al espacio.

La estabilidad es inherente a un diseño simétrico, aquel que presenta los mismos elementos en al menos dos lados separados por un eje común. Aun así el equilibrio no tiene que ser necesariamente estático. Los diseñadores emplean el contraste entre tamaños, texturas, valores, colores y formas para compensar o subrayar el peso de un objeto y lograr así el sentido dinámico

Ritmo

 

El ritmo consiste en la repetición de un patrón regular y marcado: la percusión de una batería, el tamborileo de la lluvia, el eco de unos pasos… El habla, la música y la danza usan el ritmo para expresar la forma en el tiempo.

Los diseñadores gráficos usan el ritmo en la construcción de imágenes estáticas, así como en libros, en revistas y en gráficos en movimiento que poseen duración y secuenciación.

Aunque el diseño de patrones emplea por lo general repeticiones sin interrupción, la mayoría de las formas del diseño gráfico busca ritmos que esten puntuados por el cambio y la variación.

El diseño de libros por ejemplo, suele desplegar una variedad de escalas y valores tonales a lo largo de sus páginas pero al mismo tiempo preserva una unidad estructural subyacente.

El equilibrio y el ritmo trabajan juntos en pos de la creación de diseños que latan con vida, dotados ambos de estabilidad y capacidad de sorpresa.

Simetría y asimetría

 

Simetría

La simetría puede ser de izquierda a derecha, de arriba a abajo o de ambas clases. Muchos organismos naturales tienen forma simétrica. La distribución uniforme del peso de brazos y piernas contribuye a garantizar la fiabilidad motora de un animal; los árboles también desarrollan una distribución equilibrada del peso en torno al tronco para erguirse; y los brazos de una estrella de mar se proyectan desde el centro.

Asimetría

Con todo la simetría no es el único medio para lograr el equilibrio. Los diseños asimétricos son a menudo más activos que los simétricos, y los diseñadores crean aquí el equilibrio introduciendo elementos que contrastan, colocándolos de manera que se contrarresten y originando así composiciones que permiten a la mirada vagar por ellas al tiempo que construyen una sensación general de estabilidad.

Ritmo y tiempo en diseño

 

Estamos familiarizados con el ritmo gracias al sonido. En música, un patrón subyacente varía a lo largo del tiempo. Los patrones se superponen simultáneamente apoyándose unos a otros y generando un contraste auditivo.

El diseñador gráfico emplea estructuras similares de forma visual. La repetición de elementos como círculos, líneas y retículas crea ritmo, mientras que la variación de su tamaño o de su intensidad suscita sorpresa. En animación, los diseñadores tienen que orquestar simultáneamente los ritmos auditivos y visuales.

Repetición y variación

Desde los surcos fluidos que dibujan los campos de cultivo al mar de coches estacionados en un aparcamiento, la repetición es un rasgo ubicuo del entorno humano. Al igual que la melodía y la disonancia en la música, la repetición y la variación despiertan las yuxtaposiciones visuales que anidan en la vida. La belleza nace de la mezcla de ambas.

Ritmo y progresión

 

El diseñador trabaja a menudo con contenidos distribuidos a lo largo de muchas páginas. Como sucede con las composiciones de una sola página, un diseño secuencial debe estar dotado de una coherencia general.

Las imágenes, la tipografía, las reglas, los campos cromáticos, etc, están dispuestos deliberadamente con la intención de crear puntos focales y de guiar la mirada del lector a lo largo de la pieza. La retícula contribuye a introducir orden en la progresión de las páginas. Preservar siempre un ingrediente de sorpresa y de variación es esencial para mantener vivo el interés del público.

 

Fuente: Diseño Gráfico Nuevos Fundamentos – Ellen Lupton / Jennifer Cole Phillips

Add a comment

*Please complete all fields correctly

Related Blogs

Ejercicio tipografico - word as image
El dibujo en el siglo XIX
Escala en diseño grafico